COSA PÚBLICA | 20 de diciembre de 2016

Gennuso privatizó el marketing de su gestión

Tercerizó la comunicación por cientos de miles de pesos. Como Macri y Weretilneck, su obsesión por el marketing lo es todo. El contacto Carrió y la FM de San Isidro amiga de Chamatrópulos. Una política que pagan todos los barilochenses, juntos.

COMPARTIR

ESCRITO POR

Santiago Rey

“Juntos podemos hacerlo”, machacó Mauricio Macri durante la campaña electoral; y “todo es posible juntos” reiteró -ya Presidente- durante los avisos oficiales con los que enseñaba a hacer una empanada.

“Es emocionante ver lo que estamos logrando juntos”, dice, a casa paso, la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

“Juntos Somos Río Negro”, nombró su partido rionegrino el Gobernador Alberto Weretilneck.

“Juntos hacemos más”, es el slogan del Municipio de Barioche durante la gestión de Gustavo Gennuso.

Estar “juntos” está de moda para los gurúes del marketing y la comunicación. Bariloche no quiso quedar al margen de esa tendencia. Pero semejante despliegue de ingenio en la construcción del sentido, no le sale gratis a los barilochenses. El municipio tercerizó por cientos de miles de pesos su comunicación institucional, y -a pesar de contar con una amplia y experimentada plantilla de empleados y funcionarios en la Dirección de Comunicación-, puso en manos de los ex encargados de una de las campañas electorales de Elisa Carrió, la “proyección de una imagen institucional renovada en la Dirección General de Comunicación” de la comuna.

Para ello se valió de varios contratos y resoluciones que dan cuenta de la política de externalización de la comunicación oficial.

Así, el Ejecutivo firmó la Resolución 5730 contratando bajo la figura de Locación de Servicios, por seis meses y un monto global de 181.500 pesos, a Hernán Pablo Cambiaso. El profesional tiene la tarea, desde septiembre pasado -a pesar que la Resolución tiene fecha del 21 de noviembre- de brindar “servicio técnico y asesoramiento” a funcionarios y empleados de la Dirección General de Comunicación Institucional y la Jefatura de Gabinete, que conduce el polémico Pablo Chamatrópulos.

Además de los 30.250 pesos que mensualmente embolsa Cambiaso por el “asesoramiento”, el Municipio de la emergencia financiera pagó casi 8 mil pesos por los pasajes que utilizó el profesional en octubre, para conducir en Bariloche la jornada de capacitación “Estrategias de Comunicación de la Gestión Pública y la Importancia de las Redes Sociales”.

Pero Cambiaso no vino solo. El Municipio también convocó al socio del mencionado comunicador, Gonzalo Ignacio Ladrón de Guevara (SIC), a quien le abonó los pasajes desde la Provincia de Buenos Aires, por un monto de 6.871,03 pesos.

Los pagos se acreditaron a través de las resoluciones 4731 y 4910, del 4 y el 11 de octubre.

Ambos técnicos se alojaron en un céntrico hotel cinco estrellas. La factura de 5.130 pesos también la abonó el Municipio.

Si bien en los fundamentos de las resoluciones que estipulan los pagos mencionados se argumenta que la Jornada se concretó porque “es necesario promover la coordinación interinstitucional y gestionar las diferentes cuestiones”, CIC pudo saber que el encuentro de “Estrategias de Comunicación de la Gestión Pública y la Importancia de las Redes Sociales” sólo se trató de una reunión de “coaching” para funcionarios y concejales oficialistas, según lo admiten puertas adentro los propios participantes.

Cambiaso y Ladrón de Guevara (SIC) son dueños -entre otras empresas- de la Agencia de publicidad I.Q., que tuvo a su cargo la campaña presidencial de Elisa Carrió en 2007.

La relación de los profesionales de la comunicación con Gennuso se remite a aquel año. La por entonces candidata de la Coalición Cívica, presentó durante su campaña la “Mesa de Integración Social”, conformada por diversas organizaciones sociales y ONGs. En esa mesa, Gennuso -por entonces presidente de la Fundación Gente Nueva- fue presentado como un “fundador de escuelas en Bariloche”.

El vínculo se sostuvo en el tiempo: Más tarde, en 2013, Carrió, aconsejada por la por entonces legisladora Magdalena Odarda, apoyó la postulación de Gennuso a la Intendencia Municipal.

Gennuso perdió aquella elección, pero en 2015 tuvo su revancha. Ya en la intendencia, convocó a Cambiaso y Ladrón de Guevara (SIC) para la privatización de la comunicación oficial.

Más tercerizaciones

El asesoramiento en “redes” por el que se los contrató a Cambiaso y Ladrón de Guevara (SIC) no fue suficiente, ya que para el tándem Gennuso-Chamatrópulos existe la “necesidad” de “ampliar el impacto de la información publica, difundida a través de la redes sociales”.

Por ese motivo, “fue necesario contar con un servicio de comunicación e información para la difusión de noticias institucional de la Municipalidad de Bariloche”, que incluyó “la planificación, evaluación de la estrategia en Facebook y Youtube, inversión y consultoría en la inversión digital”.

Para lograr ese objetivo, el contrato -vía Resolución 6594 del 15 de diciembre pasado-, fue para la radio de San Isidro, Simphony FM. En esa emisora del norte del conurbano bonaerense -91.3 en el dial de FM- trabajó el ex candidato a Intendente de San Isidro y actual Jefe de Gabinete municipal, Pablo Chamatrópulos, según lo informa en su página de Facebook.

Sólo por el servicio de octubre, el Municipio de Bariloche pagó a Simphony FM, la suma de 21.780 pesos.

En tanto, ad honorem -no existe ninguna resolución que acredite algún tipo de vínculo oficial-, un directivo de comunicación y relaciones con la comunidad de la empresa Telefónica de Argentina visita periódicamente en su despacho al Intendente, para asesorarlo en la materia.

El marketing, esa obsesión

La Dirección General de Comunicación Institucional del Ejecutivo Municipal de Bariloche -que depende del Jefe de Gabinete, Pablo Chamatrópolus- está conformada por un funcionario político, Rafael Tapia -Director General, con un sueldo superior a los 35 mil pesos-, cinco personas en el área de Prensa -tres periodistas, un fotógrafo y un administrativo-, y otras cuatro en Protocolo. En este último caso, se concretó recientemente la ampliación del equipo de Protocolo de la Dirección General de Comunicación, con la incorporación de una organizadora de eventos, con un contrato político doble categoría 21, es decir, que roza los 30 mil pesos mensuales.

Las misiones y funciones de la Dirección General de Comunicación son “difundir los actos de gobierno con fines informativos, educativos y de prevención, utilizando los medios tecnológicos, informáticos y logísticos existentes o a crearse a tal efecto”; y “diseñar e implementar las políticas de comunicación externa del Departamento Ejecutivo Municipal (…); consensuar, desarrollar y difundir la imagen institucional a los ciudadanos, organismos públicos y otras instituciones (…); establecer los criterios, estrategias y herramientas de comunicación ante distintos escenarios y actores”.

Sin embargo, la administración Gennuso dejó en manos de privados esa tarea, y a través de las mencionadas resoluciones, concretó la tercerización de la publicidad, la comunicación y el marketing.

Ya lo había intentado a comienzos de su gestión, con la continuidad del vínculo entre el Municipio y la empresa Piensa Marketing, encargada de la comunicación de la campaña electoral de Gennuso. Un artículo periodístico de CIC desnudó esa relación, y la firma Piensa Marketing dejó de ser colaboradora del Ejecutivo.

Pero el Municipio no tardó en reemplazar a sus ex colaboradores de campaña. Con fondos públicos, Cambiaso, Ladrón de Guevara (SIC), y Simphony FM, recibieron y reciben generosos contratos y viáticos para mejorar la imagen de Gennuso y su Gobierno.

Sin una vinculación comercial blanqueada, Chamatrópulos mantiene además una estructura de prensa paralela, sostenida por vínculos directos con periodistas de Bariloche a quienes invita regularmente a comer en su casa de Arelauquen, y a quienes favorece con contratos con el Estado y "propone" para que desarrollen la comunicación de empresas prestadoras de servicios públicos en la ciudad.

Esa estructura de prensa paralela ya enturbia la relación entre Chamatrópulos y Rafael Tapia, Director General de Comunicación, quien ante otros periodistas se quejó de ese vínculo.

La foto, esa preocupación

Un ejemplo de la obstinación de Gennuso por la foto y el marketing: El 14 de noviembre pasado, funcionarios nacionales, provinciales y municipales anunciaron la construcción de una nueva planta depuradora para Bariloche. La comitiva oficial demoró en más de una hora de lo previsto su arribo al Centro Cívico. Es que antes, Gennuso pidió a los funcionarios nacionales y provinciales trasladarse hasta la desembocadura del río Limay en el lago Nahuel Huapi para sacarse la foto que, más tarde, serviría de publicidad oficial del proyecto de saneamiento.

La obsesión por la publicidad olvidó el contenido: ni el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ni el Gobernador Weretilneck, ni Gennuso sabían -o informaron correctamente- en qué etapa del proceso licitatorio está la obra. El ministro nacional dijo que la obra “ya está para comenzar en diciembre”. Ni el Gobernador ni el Intendente se atrevieron a contradecirlo. Sobre el final del contacto con la prensa, Weretilneck debió explicar que, en realidad, todavía no estaba ni siquiera desarrollado el proyecto de licitación.

Pero la foto a orillas del Limay y el Nahuel Huapi, estuvo. Allí se los ve, juntos, con la postal de fondo.

Esa foto; la publicidad en Facebook y Youtube; las “Jornadas de Estrategia de Comunicación”; las contrataciones externas; la tercerización de la comunicación institucional, las pagan todos los barilochenses. Juntos.

Revista CIC :: Periodismo con intervención del cronista

Copyright 2015 - www.revistacic.com.ar - Todos los derechos reservados - Diseño y desarrollo: NodoPatagonia